La Fundacion Kom Wallmapu inicia espacios de dialogo sobre “las bases para un proyecto de autonomía en el Wallmapu”

La Fundacion Kom Wallmapu inicia espacios de dialogo sobre “las bases para un proyecto de autonomía en el Wallmapu”

Kom Wallmapu inicia espacios de dialogo sobre “las bases para un proyecto de autonomía en el Wallmapu” con foro-taller en Galvarino el próximo miércoles 26 de agosto. En la ocasión se conversará sobre participación política mapuche y de género, sobre derechos ciudadanos, el intento de prorroga del DL701 sobre expansión forestal y sobre Asamblea Constituyente. Cabe destacar que este es el primer conversatorio de 5 actividades que se realizarán, además, en las comunas Puerto Saavedra, Temuko, Freire y Padre las Casas. La actividad es organizada en conjunto con el programa de cultura de la I. Municipalidad de Galvarino y patrocinada por la Fundación Heinrich Boll.

Invitacion a Escuela de Monitores de La Araucanía por la Asamblea Constituyente

Invitacion a Escuela de Monitores de La Araucanía por la Asamblea Constituyente

Las organizaciones, Observatorio Ciudadano, Wallmapuwen, Marca AC y Movimiento Social AC Araucanía, tienen el agrado de invitar a usted a la inauguración de la Primera Escuela de Monitores de La Araucanía por la Asamblea Constituyente.

En su sesión inaugural, la Escuela abordará de manera intruductoria las diferentes dimensiones del actual momento constitucional, contemplando la realización de una Clase Magistral a cargo del sociólogo Alberto Mayol que será comentada por el abogado en DD.HH José Aylwin y el cientísta político José Marimán.

La actividad se realizará el día 14 de Agosto a las 18.00 horas en dependencias de la Dirección de Extesión y Formación de la Universidad de La Frontera, ubicada en Avda. Prat N°321, Temuco.

Temuco, Agosto 2015

Declaración de Principios Wallmapuwen

Declaración de Principios Wallmapuwen

Declaración de Principios

Preámbulo

Desde hace ya ocho años un grupo de Mapuche iniciamos un diálogo respetuoso y franco tendiente a visualizar la construcción de una herramienta política propia. Este diálogo ha tenido como punto de partida consensuado la necesidad de dar un salto adelante en la lucha organizada de nuestro pueblo mediante la conformación de un Partido Político, de carácter Autonomista y Nacionalitario.

La idea de un partido político no es nueva, ya a principios del siglo XX sectores mapuche vinculados a la Sociedad Caupolican, habían adoptado la decisión de crear un partido político, pero no dieron el paso concreto de su ejecución. Del mismo modo en la década del 70 apareció un grupo proclamando el Partido Mapuche de Chile (Pamachi). Más recientemente en 1989 se creó el Partido de la Tierra y la Identidad (PTI), una organización supra étnica que agrupaba a miembros del Pueblo Mapuche, Aymara y Rapanui, que terminó en la disolución y sus más connotados dirigentes integrando las filas de los partidos de la Concertación. Nos interesa enfatizar que la idea de un partido político siempre ha sido debatida al interior del movimiento Mapuche y en la actualidad existen sectores que comparten una idea general de conformación de un partido político.

Lo nuevo que observamos en nuestro actual proceso, es que existe una generación de Mapuche que concibe nuestra situación actual de forma diferente a como se ha concebido antes. En nuestro caso concebimos nuestra situación como una «cuestión nacional» y no como una «cuestión indígena campesina». Es decir, interpretamos que como nación experimentamos una situación colonial global, abierta desde fines del siglo XIX con la invasión total por parte de los Estados chileno y argentino, que significo la partición del Wallmapu y la subordinación en todos los planos de la vida social. Una dimensión de esta situación es el conflicto entre el centro y la periferia, que ha llevado a nuestro territorio a padecer los problemas generados por el centralismo político asfixiante que se impulsa desde Santiago. Sin embargo, la superación del centralismo no garantiza en sí la consecución de nuestros derechos nacionales, por ello la solución a dicha situación solo puede ser enfrentada globalmente por medio de un proyecto político. En la etapa actual este proyecto debe ser concebido como una autonomía política territorial, basada en un Estatuto de autonomía que garantice derechos del pueblo mapuche y todos los habitantes de Wallmapu. Para ello debemos impulsar un proceso que hemos denominado de construcción y reconstrucción nacional, tendiente a fortalecer el tejido social y político en Wallmapu, así como acceder al poder político.

Para lograr estos grandes objetivos se requiere desarrollar una estrategia de acumulación de fuerzas en Wallmapu, la que debe contemplar dos dimensiones. Primero; debe contribuir a la articulación de amplios sectores de la sociedad mapuche y chilena, tras la movilización social en función de nuestros intereses. En segundo lugar, se debe desarrollar una estrategia electoral en Wallmapu, evaluando los niveles en que es conveniente participar y las condiciones de cada momento.

Respecto a ambas dimensiones nos parece necesario acotar algunas precisiones. El partido no pretende ser la suma de las organizaciones sociales Mapuche trasvasijadas al partido. Suponer esto significaría querer suplantar el rol que juegan las diversas organizaciones sociales. Por el contrario, debe buscar fomentarlas en toda su rica diversidad: comunidades, asociaciones campesinas, asociaciones de estudiantiles, gremios profesionales, sindicatos de trabajadores y pobladores, asociaciones dedicadas a las actividades económicas etc. y entregarles una orientación oportuna y eficiente en el terreno específicamente político. En síntesis: la futura existencia del partido no significa que las organizaciones sociales Mapuche dejen de existir.

La segunda acotación guarda relación con la necesidad de entender que la acción electoral del partido es una pieza clave de nuestra estrategia, de hecho sin participación electoral el partido no tendría sentido. Sin embargo, es oportuno indicar que el partido no es «instrumental» en el sentido restringido del concepto que suele usarse para limitar la acción de un partido a actividades puramente electorales, sino que es un instrumento para la implantación de un proyecto político global como ya lo hemos indicado.

Por último, los y las militantes de Wallmapuwen consideramos que el partido es la expresión de la suma de voluntades individuales movidas por intereses sociales o colectivos que trascienden nuestros intereses particulares. Sobre todo hemos asumido que para hacer avanzar este proceso más allá de la ambigüedad y divagación que ha caracterizado a otros intentos similares que nos precedieron, se deben adoptar definiciones y decisiones mínimas como la presente declaración de principios. Entendemos que este proceso no es sólo necesario, sino también urgente, y en el buscamos la más amplia participación de nuestros hermanos y hermanas de Wallmapu.

Estamos conscientes que muchos aspectos que contiene esta declaración requieren de una mayor discusión, pero con ella pretendemos colocar al debate los aspectos centrales de las características que debería tener el instrumento de lucha que hemos construido. Pretendemos también ofrecer una guía de acción y mapa de ruta para todos aquellos que libre y sin mezquindad opten sumar sus fuerzas a un proceso de construcción partidaria con proyecciones históricas.

En un sentido más general, con el proceso de construcción queremos hacer un llamado a cambiarle el sello a la actividad política en general, actualmente atrapada en el populismo, demagogia, corrupción y marketing, pero sobre todo queremos darle un vuelco positivo a la política. Creemos que la existencia de Wallmapuwen, como expresión política autonomista y nacionalitaria, va conllevar necesariamente una modificación positiva del escenario político en Wallmapu y el Estado chileno, un escenario político, sin duda, más favorable para nuestros intereses.

I Principios Ideológicos

 Los mapuche somos habitantes originarios del Wallmapu o País Mapuche que se ubica a ambos lados de la Cordillera de los Andes y constituimos un mismo Pueblo. Nos une una cultura, una misma historia, una lengua propia y nacional, y por sobre todo, la voluntad de desarrollar una comunidad de destino, es decir, una Nación.

 A los Mapuche en tanto Nación nos asiste el inalienable derecho a la autodeterminación. Por medio de su ejercicio, nos corresponde decidir libremente nuestro futuro político, económico, social y cultural. Este derecho, considerado como un derecho humano fundamental, ha sido consagrado en instrumentos internacionales de derechos civiles y políticos (Convenio 169 de la OIT, Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas). Su reconocimiento es imprescindible para terminar con la división de pueblos de primera y segunda categoría, con opresores y oprimidos.

 Como forma de garantizar el ejerció más pleno a la autodeterminación, en tanto nación nos asiste el derecho a la restitución de nuestro territorio histórico: el conjunto del Wallmapu, el que está constituido por el Ngulumapu región oeste, actualmente ocupado por el Estado chileno y el Puelmapu, ocupado por el Estado argentino.

 Dado que el alcance y disfrute de nuestros derechos no dependerán exclusivamente del reconocimiento de los Estados chileno y argentino, sino de nuestras propias fuerzas y logros, consideramos que debemos impulsar un proceso de reconstrucción nacional. Ello implica, desde un punto de vista ideológico, el desarrollo de una conciencia nacional Mapuche, que nos permitirá confluir por sobre nuestras diferencias, sean estas originadas en nuestro propio desarrollo histórico o bien como consecuencia de la subordinación que experimentamos por parte de los Estados chileno y argentino. En este sentido las identidades territoriales somos la diversidad de una misma nación.

 Pieza clave en este proceso de reconstrucción y desarrollo de la conciencia nacional Mapuche será la revitalización del Mapuzugun (o llamado según sus variantes lingüísticas; chezugun, mapuchezugun, etc.) Como lengua propia y oficial del Wallmapu. Así pues, debe ser un deber político e ideológico del proceso de reconstrucción nacional y del futuro ejercicio del poder, elaborar políticas en todos los niveles que permitan revitalizar y recuperar plenamente la práctica del idioma.

II Principios Políticos

1º Es un deber y una responsabilidad histórica con nuestro pueblo, señalar claramente que el ejercicio pleno de nuestros derechos colectivos como nación se ven hoy coartados por múltiples obstáculos que hacen imposible su materialización en el corto o mediano plazo. Dadas las actuales condiciones desfavorables de correlación de fuerza que enfrenta nuestro pueblo en todos los planos, la lucha Mapuche deberá transitar etapas sucesivas hacia la consecución de su objetivo máximo: la reconstrucción y construcción del Wallmapu.

 La actual etapa de lucha, y la cual se extenderá por muchos años, es una etapa que hemos definido como autonomista y de profundización democrática, en la cual lo fundamental serán dos aspectos:

  1. a) luchar democráticamente por la conquista de un Estatuto de Autonomía para el Wallmapu. En dicho territorio autónomo se debe establecer una Asamblea y un Ejecutivo elegidos democráticamente por los ciudadanos y las ciudadanas de Wallmapu, sobre la base de una circunscripción única y de un sistema electoral proporcional.
  1. b) luchar por reformas políticas democráticas en el contexto del Estado chileno. Específicamente debemos abogar por la descentralización política, modificación del sistema electoral, la ampliación de la participación ciudadana y nuestro reconocimiento político como nación en una nueva constitución. Para el logro de estos objetivos programáticos se debe impulsar una estrategia de acumulación de fuerzas que combine la lucha electoral con la movilización social.

3º Dado que en contextos de lucha democrática por el poder los partidos políticos son los instrumentos pertinentes, para el éxito de nuestro proyecto político postulamos la necesidad de crear un Partido Político Autonomista y Nacionalitario.

 El partido al que aspiramos debe nacer con una clara voluntad de alcanzar el poder político, que le permita no solo llevar adelante su proyecto político, sino también resolver los múltiples problemas que hoy experimenta nuestro pueblo y la población chilena de Wallmapu. En este sentido el partido no trabajara exclusivamente por representar los intereses Mapuche, sino también abogara por la defensa de aquellos sectores que padecen de la exclusión, social, política y económica.

 De acuerdo a lo anterior el Partido, no sólo buscara dar orientación política e ideológica, sino también dar respuestas concretas a los dilemas del desarrollo, para buscar y construir un nuevo orden social más justo en Wallmapu, que sea alternativa al modelo neoliberal imperante, pues nos declaramos anti neoliberales y anticapitalistas. En otras palabras, el partido deberá articular las demandas inmediatas con nuestros objetivos estratégicos.

 El Partido al que aspiramos debe contribuir al progreso social, económico, cultural y político de los ciudadanos y las ciudadanas de Wallmapu, promoviendo en todos, la formación cívica y participación activa en todos los asuntos de interés para Wallmapu.

7º El partido al que aspiramos se debe definir por las siguientes características:

Autonomista: El partido se define como autonomista en la medida que establece como objetivo político de su actual etapa de lucha la conquista de un Estatuto de Autonomía para Wallmapu. A su vez como expresión política organizada de los habitantes de Wallmapu defiende la autonomía ideológica, política y orgánica de Wallmapuwen.

Nacionalitario: El partido fomentara el desarrollo de una identidad nacional en Wallmapu. Es decir junto con la existencia de la diversidad real y a veces artificialmente fomentada, aspiramos pasar de una conciencia étnica hacía una conciencia nacional, sustentada en la idea de un Wallmapu. Sostenemos que «sin un territorio jamás seremos una nación». Estamos convencidos de que este tránsito no es sólo necesario, sino urgente, pues ella es la base ideológica fundamental que nos permitirá crecer y converger en un proyecto más amplio de nación.

Democrático: El partido se define como democrático en la medida que aspira a construir una sociedad más justa, democrática y participativa en Wallmapu, al establecimiento de relaciones respetuosas con otras sociedades velando por los derechos y libertades individuales y colectivas, en mapuzugun denominada Küme Mogen (el buen vivir). Del mismo modo se define como democrático en la medida que definirá sus autoridades mediante elecciones internas, respetando y fomentando los derechos y deberes en este ámbito.

Pluralista: El partido será una organización pluralista que no discriminará por razones; Ni de origen étnico, social, religioso, de género, de opciones sexuales, discapacidad, etc. El partido tendrá como única y lógica condicionante para militar en él, la aceptación de su proyecto político, declaración de principios, programa y estatutos, así como la manifestación declarada de sus miembros de trabajar activamente para la materialización de su proyecto y objetivos.

Wallmapuwen

Wallmapuwen, Congreso programático e ideológico, Abril küyen 2013.

Banderazo mapuche e izamiento Wenu Foye frente a Municipalidad de Temuco por actos racistas

Banderazo mapuche e izamiento Wenu Foye frente a Municipalidad de Temuco por actos racistas

Frente a los actos racistas del alcalde de Temuco Miguel Becker de negar la identidad Mapuche en actos simples, como es el reconocimiento a la bandera Mapuche, se realizó en la Plaza de Armas, frente a la Municipalidad de Temuco el izamiento de la bandera de Wallmapu denominada “Wenu Foye”, acto de protesta realizado a partir de las 11 de la mañana de este 10 de junio

Para de la convocatoria a este acto, que reunió a organizaciones como Wallmapuwen, de comunidades y organizaciones de estudiantes Mapuche, se señaló: “Nos reuniremos frente a la municipalidad de Temuko para recordarle a los políticos de la colonización, a los que les gusta tenernos de empleados, pobres y marginales, que viven en el Wallmapu, que nosotros los mapuche también tenemos nuestros emblemas, que también tenemos derechos y que también demandamos que nuestra Wenu foye flamee en el frontis de la municipalidad de Temuko como en cualquier otro servicio público regional”.

En otro punto señalaron: “La idea es manifestarnos por la negación del Alcalde Becker a la identidad Mapuche en Wallmapu, más allá de una copa América, esta fue la oportunidad para evidenciar el racismo que emana del municipio de Temuko”.

El alcalde Miguel Becker ha venido siendo cuestionado por mantener una ciudad de tipo policial, con políticas pilares como es de perseguir a vendedores ambulantes del centro de Temuco, actos que ha incluido el hostigamiento y detenciones de pequeñas productoras agrícolas, varias de comunidades provenientes de zonas rurales. A esto se suma la negación de la identidad y sus emblemas en el marco de un evento internacional como es la Copa América, con la invisivilización de un pueblo cuya raíz viene de miles de años antes que Temuco se fundara como un fuerte en 1881 o que Chile se constituyera en República en 1810. Más aún, la familia Becker mantiene conflicto por un fundo de origen colonialista que es reivindicado como tierra ancestral de comunidades, situación por la cual ha habido graves actos de violencia policial en contra un Lof Mapu en la comuna de Padre las Casas.

Publicado en: http://mapuexpress.org/2015/06/10/banderazo-mapuche-e-izamiento-wenu-foye-frente-a-municipalidad-de-temuco-por-actos

Nueva Constitución y autodeterminación de los pueblos indígenas es abordado en seminario de Chile 21

Nueva Constitución y autodeterminación de los pueblos indígenas es abordado en seminario de Chile 21

Isabel Cañet del Partido Wallmapuwen, recalcó el papel que debe jugar la mujer indígena en el proceso, al tiempo que destacó la importancia de los movimientos sociales. Indicó –asimismo- la relevancia de acceder al poder político con el objeto de influir en los cambios que se necesitan “La nueva Constitución es una oportunidad para todos los pueblos que habitan el Estado”

“¿La hora de los derechos? Nueva Constitución y autodeterminación de los pueblos indígenas en Chile”, fue el nombre del seminario organizado por el programa de Derechos Indígenas de la Fundación Chile 21 y la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, actividad que reunió a una serie de académicos, expertos y dirigentes .

En la ocasión, el Decano de Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, Davor Harasic, destacó la importancia del momento que vivimos, señalando que la creación de una nueva Constitución no es un proyecto más sino que se trata de un tema fundamental. “La necesidad de incluir lo indígena en la Constitución, plantea desafíos”, dijo.

Agregó que seminarios, como el realizado, son fundamentales para visibilizar lo indígena.

Por su parte, la directora del Programa de Antropología Jurídica de la casa de estudios, Milka Castro, sostuvo que la nueva Constitución, la participación indígena y el derecho a la autodeterminación, requieren con urgencia el cruce de fronteras. Añadió que el diálogo tiene que ser simétrico entre las partes.

En tanto, el director del Programa de Derechos Indígenas de Chile 21, Salvador Millaleo, resaltó que el papel del centro de pensamiento progresista es ser un agente intermediario entre el mundo del derecho y por otra parte el excluido mundo indígena que “no ha encontrado el espacio en el orden constitucional”. Sostuvo que permitir un diálogo supone una mayor simetría. “Un proceso constituyente no solo tiene que pensarse como pacto social sino como un pacto social entre pueblos”, comentó.

En el primer panel, denominado Participación indígena y mecanismos de deliberación constitucional, el cientista político José Marimán, planteó la necesidad de que los pueblos indígenas participen del proceso constituyente. Señaló que hay un imperativo moral que obliga a que los pueblos no pueden ser excluidos. “Este imperativo moral en el proceso constituyente implica avanzar en una Constitución que consagre a separar dos ideas enclavadas en los nacionalistas, que tienen que ver con el Estado-Nación y la idea de Estado y cultura”. Junto a ello, sostuvo, hay un imperativo legal y la relevancia de una nueva Constitución, que es el origen de la autoridad política y social dentro de un Estado. “Si no se reconoce a los pueblos indígenas, nadie está presionado escuchar y aceptar las demandas, en la medida que esa Constitución deje establecido una sociedad plurinacional, es distinto”. No obstante, advirtió que no hay que ilusionarse con lo que se puede obtener, debido a que la Carta Fundamental podría ser la expresión de diferentes grupos y sus demandas.

El abogado y académico Fernando Atria, sostuvo que el tema central es la neutralización. “Lo que ha ocurrido con la forma de participación de pueblos indígenas es un ejemplo de la neutralización política chilena”. Es análogo con lo que ocurrió con la Ley de Amnistía, dijo.

Aucán Huilcamán, del Consejo de todas las Tierras, recalcó que desde el 2007, el sistema intergubernamental de Naciones Unidas arribó a un consenso internacional establecido en la Declaración de Derechos Indígenas, respecto de la libre determinación. Indicó que para transitar a la autodeterminación se requiere voluntad; disponer de un contingente mapuche con capacidad gobernante; un estatuto o Constitución política mapuche; determinar el sistema de gobierno; y el modelo económico que los mapuche quieren instaurar. “Nos vamos a autoconvocar a una asamblea a constituyente mapuche en el mes de octubre del presente año. La asamblea se efectuará al amparo del derecho internacional”, dijo.

En el segundo panel –Autodeterminación, derechos políticos y reconocimiento constitucional- el académico Francisco Zúñiga, se refirió entre otros a las numerosas iniciativas en beneficio de los pueblos indígenas aplicadas a partir del retorno a la democracia. Sostuvo que el principio de plurinacionalidad es compatible con la mantención del Estado. Añadió que si relativizamos el concepto de pueblo se puede afectar al Estado desde el punto de vista de la democracia. Agregó que la distinción entre indígenas, mapuches y chilenos, debería darse en el marco de un único Estado. “No creo que haya espacio para una lectura secesionista en el marco de los derechos colectivos”, comentó.

Por su parte, Isabel Cañet del Partido Wallmapuwen, recalcó el papel que debe jugar la mujer indígena en el proceso, al tiempo que destacó la importancia de los movimientos sociales. Indicó –asimismo- la relevancia de acceder al poder político con el objeto de influir en los cambios que se necesitan “La nueva Constitución es una oportunidad para todos los pueblos que habitan el Estado”. Agregó que la nueva Constitución debe incluir un Estado plurinacional y plurilingüístico, temas electorales, educación y salud, la formulación de políticas sectoriales y la participación de las mujeres.

En tanto, Richard Caifal de la Corporación Enama, destacó lo que denominó el poder de la movilización, aspecto que “ha sido gravitante en colocar nuestros temas”, dijo. El desafío es amplio para los 10 pueblos que contempla la sociedad chilena. En este sentido destacó la importancia de una nueva Constitución. Sin embargo dijo que las expectativas son amplias. En este sentido, se refirió al Acuerdo de Imperial, de diciembre de 1989, en el que el gobierno de turno se comprometió entre otros al reconocimiento constitucional y de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Cabe consignar que el seminario también abordó la identidad cultural, los derechos colectivos; y los recursos naturales.

Fuente: http://www.chile21.cl/2015/06/04/nueva-constitucion-y-autodeterminacion-de-los-pueblos-indigenas-es-abordado-en-seminario-de-chile-21/

WALLMAPUWEN INICIA PROCESO DE LEGALIZACIÓN COMO PARTIDO POLÍTICO EN WALLMAPU

WALLMAPUWEN INICIA PROCESO DE LEGALIZACIÓN COMO PARTIDO POLÍTICO EN WALLMAPU

Con la firma de 130 militantes Wallmapuwen dará inicio a su proceso de legalización como partido político.

El próximo día sábado 6 de junio de 2015, WALLMAPUWEN, inicia su proceso de legalización como PARTIDO POLÍTICO en Wallmapu, lo que lo convertirá en el primer partido político mapuche de la historia.

Este hito, largamente anhelado, viene a concretarse ahora, ya que tras la modificación al Sistema Electoral Binominal se han generado las condiciones que permiten la constitución de partidos políticos en una sola región, situación que antes no estaba considerada.

Por lo anterior, ya desde hace unos meses sus dirigentes han venido trabajando arduamente para poder reunir a 130 militantes que firmarán la escritura de constitución del Partido Político Wallmapuwen en Temuco, la que posteriormente será enviada al SERVEL, para su revisión.

Luego de ello, el SERVEL deberá autorizar a Wallmapuwen para dar inicio al proceso de recolección de alrededor de 1000 firmas, en un plazo, que según establece la ley, es de 210 días.

Tras este plazo de 7 meses, Wallmapuwen se convertirá en el primer Partido Político con pertinencia territorial y cultural en el Wallmapu, que trabajará por la generación de políticas que vayan en directo beneficio de los habitantes y el territorio.

El acto de firma de la escritura de constitución se realizará a partir de las 10:00 hrs. de este sábado, en el Colegio de Profesores de Temuco, ubicado en calle Antonio Varas 330.

El derecho al agua: Un derecho de los Territorio

El derecho al agua: Un derecho de los Territorio
Por Rosmarie López Canuman 
Cientista Política
Militante de Wallmapuwen

Como ciudadanos sujetos de derecho y habitantes del Wallmapu tenemos el deber y derecho de exigir el libre acceso al agua y a todos los recursos naturales. Exigimos participación en la toma de decisiones y con ello la recuperación del territorio, su cultura y sus recursos naturales, principalmente el agua en todas sus formas.

En nuestra sociedad y, particularmente en Chile, prima el sentido mercantilista y económico de los recursos naturales. Dentro de este contexto ideológico neoliberal, el agua no se queda afuera. No sólo aquella de consumo (potable), en donde se enmarcan las sanitarias; sino también aquella que fluye en ríos, napas, lagos y, además, aquella que está en glaciares.

En Chile, el Código de Aguas que se formuló durante la dictadura en 1981 -y que aún sigue vigente-, considera a las aguas como un bien social, pero también como un bien económico. Separa la propiedad del agua del dominio de la tierra y le transfiere la prerrogativa al Estado de que sea éste quien concede los derechos de aprovechamiento de aguas a privados de forma gratuita y a perpetuidad, dando origen al mercado de las aguas. Ese mismo cuerpo legal creó dos categorías de derechos de aprovechamiento de aguas: consuntivas y no consuntivas. La diferencia entre ambas radica en la obligatoriedad de devolver o no devolver un caudal al río. Hoy, el 90% de los derechos de aprovechamiento de aguas consuntivas (no devuelven un caudal al río) se encuentra en manos de empresas mineras y agroexportadoras, mientras que prácticamente el 100% de los derechos de aprovechamiento de aguas no consuntivos (devuelven un caudal al río) se encuentra en manos de transnacionales como ENDESA.

El libre acceso al vital elemento, se ha visto entrabado por las diferentes empresas mineras, forestales y particulares. Quienes a través de la ley tienen el derecho a su uso por sobre el de quienes han vivido y utilizado el agua en los territorios por años. El derecho de las personas y los territorios ha sido avasallado por el Estado y sus gobiernos, quienes no han sido capaces de responder a las diferentes demandas sociales de derecho sobre un recurso natural tan vital como el agua.

Los territorios se han visto invadidos por empresas forestales, en especial el Wallmapu, quienes a través del monocultivo han ido deteriorando y secando el territorio; ya que el cultivo de pino y eucalipto seca las napas y por lo tanto los pozos de consumo humano, dejando a la deriva a numerosas comunidades rurales del Wallmapu. A esto se le suma diferentes proyectos hidroeléctricos que se pretenden instalar en Chile, y en particular en el Wallmapu, que intervienen de forma irrecuperable los caudales. Apropiándose de los glaciares y su agua de deshielo, encausando los ríos, inundando terrenos de bosque nativo y contaminando el territorio con su accionar, además destruyendo irreparablemente lugares sagrados y ceremoniales ancestrales de los pueblos originarios; esto con el fin de generar electricidad que no va a ir en directo beneficio de las personas y sus vías de transmisión dañan el territorio y en conjunto, los ecosistemas.

La sequía no es sorpresa y tampoco el gran impacto del cambio climático. Aunque estudios indican que las temperaturas irán en aumento, alargando los periodos secos, es consecuencia directa del pésimo manejo de los recursos naturales y la sobreexplotación que éstos tienen. Asimismo, las medidas para paliar estos periodos de sequía, son irrisorias considerando que es la autoridad central quien evalúa y toma la decisión de decretar estado de emergencia para inyectar recurso que puedan ayudar a las comunidades afectadas y esto, por supuesto, cuando ya es muy tarde y es poco lo que se puede hacer.

Y así, innumerables situaciones en donde se ha pasado a llevar el derecho natural de los recursos naturales de existir, el derecho de las personas y los territorios de decidir y controlar el manejo de los mismos. El derecho que tenemos todos, por igual, a utilizar los recursos que tenemos a disposición y que han sido parte del territorio desde siempre.

Como ciudadanos sujetos de derecho y habitantes del Wallmapu tenemos el deber y derecho de exigir el libre acceso al agua y a todos los recursos naturales. Exigimos participación en la toma de decisiones y con ello la recuperación del territorio, su cultura y sus recursos naturales, principalmente el agua en todas sus formas. En la nueva relación del Estado-sociedad, la participación social y sus demandas poco a poco se van tomando la agenda política de los territorios, en donde temas como la recuperación de los recursos naturales, comenzando por el agua, se transforman en tópicos principales impulsados por los diferentes sectores de la sociedad civil y son ellos quienes deben decidir cómo manejar y controlar los ecosistemas.

1 2 3